23 de Abril 2017

 

 

México y las Mujeres Migrantes

La México y las mujeres en la migraciónmigración tiene significados diferentes para las mujeres dependiendo de la fase en la que se encuentran. Así, las situaciones que enfrentan varían según si permanecen en las comunidades de origen de la migración, si se trata de mujeres transmigrantes, o si se encuentran en el país de destino. IMUMI aborda la situación de las mujeres en el contexto mexicano en cuatro fases o momentos de la migración: a) mujeres mexicanas en las comunidades de origen, b) mujeres inmigrantes en México, c) mujeres transmigrantes en territorio mexicano, y d) mujeres mexicanas en los Estados Unidos.

IMUMI orienta su trabajo a favor de las mujeres en la migración en tres ejes o temas: la violencia, la unidad familiar y la identidad. Uno de los efectos de la migración menos estudiados es la manera en que produce cambios en la identidad de las mujeres. La participación de las mujeres en la migración, conlleva cambios en actitudes debido a que se enfrentan a entornos, estructuras sociales e institucionales diferentes, lo que en el largo plazo influye de manera importante en la identidad.

México y las mujeres en la migración

Los efectos en la unidad familiar han recibido la atención de algunos especialistas en el tema de la migración. Sin embargo, las políticas migratorias todavía experimentan un rezago. Por ejemplo, en México, la legislación contempla facilidades para la regularización del estatus de los padres de niños(as) nacidos en México. Sin embargo, la situación de las familias binacionales todavía entraña retos considerables.

La violencia está presente prácticamente a lo largo de todo el continuum de la migración. La modalidad de violencia en contra de las mujeres migrantes más difundida por los medios de comunicación es aquélla que ocurre durante el tránsito, de la que son objeto principalmente las mujeres que viajan sin documentos.  Pero la violencia puede permear la estructura social del lugar en el que viven, puede darse de manera emocional y psicológica para las mujeres que permanecen en las comunidades de origen por quedarse “solas”, al igual que en el país de destino tanto en el hogar como en el ámbito laboral, e incluso durante el retorno. La debilidad del sistema de justicia en México, ocasionada por la falta de recursos, la impunidad y corrupción, inhibe a las mujeres para acudir a las autoridades cuando se ven inmersas en una situación de violencia. La desconfianza de la autoridad, el temor a la deportación y a la “pérdida” de derechos, entre otros factores, contribuyen a la mínima denuncia de la violencia en contra de las mujeres en la migración, en especial de las migrantes en situación irregular.

Las mujeres inmigrantes en cifras

Según cifras del INEGI, en 2010 la población extranjera en México ascendía a 961,121 personas dentro de una población de 112.3 millones de habitantes 1Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).
Población total por tamaño de localidad y sexo, según lugar de nacimiento.
Censo de Población y Vivienda 2010:
Tabulados del Cuestionario Básico. www.inegi.gob.mx
, de las cuales, la mitad son mujeres.

Para el Instituto Nacional de Migración (INM) la población extranjera residente en México alcanzó solamente un total de 262,672 personas en 2010, de las cuales las mujeres representaron el 45% 2Centro de Estudios Migratorios-INM.
Estimación de la población extranjera en México 2010,
consultado el 4 de septiembre de 2011
.

La discrepancia entre las cifras según las fuentes consultadas es una de las dificultades básicas en el diseño de medidas para garantizar a las personas migrantes un acceso irrestricto al ejercicio de sus derechos. Dicha discrepancia se debe, en parte, a los diferentes métodos de generación de estadísticas ya que en el conteo del INEGI se incluye a extranjeros con estatus migratorio irregular, pero las cifras del INM no los incluyen. Además, el INEGI incluye en su metodología a los niños y niñas que tienen ciudadanía estadounidense, mientras que las cifras del INM no incluyen a estos niños y niñas como extranjeros(as) 3Según datos de INEGI de 2000, el 69% de los extranjeros residiendo en México eran originarios de los Estados Unidos, tratándose principalmente de hijos e hijas de mexicanos que nacieron en los Estados Unidos y residentes de zonas fronterizas.
Ver Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) (2001)
Los extranjeros en México.  México. p.16-18
.

En general, los y las inmigrantes son personas calificadas, (23% de la población extranjera en México tiene grado de licenciatura), 45% forma parte de la población económicamente activa y 69% está empleada en el sector servicios. La participación femenina es mayor en el sector de servicios, en el que 6 de cada 10 personas empleadas en el sector son mujeres, mientras que en la manufactura la proporción desciende a 2 por cada 10, y en agricultura solamente se encuentra 1 mujer por cada 9 hombres 4.INEGI, Los extranjeros en México, p. 28.

La mayoría de las mujeres que pasan por México con la intención de llegar a los Estados Unidos provienen de Centroamérica. Si bien el INM estima que en 2005, aproximadamente 430,000 migrantes provenientes de esa región cruzaron la frontera Guatemala-México sin autorización, para 2010 se estima que esta cifra se redujo a 150,000 5Instituto Nacional de Migración (2011)
“Migración centroamericana de tránsito irregular por México. Estimaciones y características generales”.
Apuntes de Migración. No. 1. Centro de Estudios Migratorios – INM. México.
p.2
 principalmente a raíz de la recesión económica de los Estados Unidos. En 2010, el 91.9% de las personas extranjeras que estuvieron alojadas en estaciones migratorias del INM eran originarias de Centroamérica (15.1% de El Salvador, 41.6% de Guatemala, 33.9% de Honduras y 1.5% de Nicaragua) 6Centro de Estudios de Migración.
Instituto Nacional de Migración / SEGOB.
“Extranjeros alojados en estaciones migratorias, según continente y país de nacionalidad, 2010”.
Boletín Mensual de Estadísticas Migratorias 2010, Cuadro 3.1.1.
. Si bien, los datos no están desglosados por sexo, es posible inferir que la proporción de centroamericanas entre las mujeres detenidas es similar.

Tanto las 470,000 7Estimación del INEGI con base en el Censo Nacional de Población de 2010.
www.inegi.gob.mx
 mujeres extranjeras que viven y trabajan en México, como las cerca de 20,000 8El INM contabilizó 65 802 eventos de devolución de extranjeros en 2010, de los cuales 9,328 (14%) fueron mujeres.
Centro de Estudios Migratorios-INM,
Eventos de devolución de extranjeros, 2010
en: Boletín Mensual de Estadísticas Migratorias 2010. Cuadro 3.2.2.
Es importante aclarar que la cifra no incluye a las mujeres en tránsito que no son detenidas.
De acuerdo con cálculos del INM se estima la migración de “tránsito irregular por México de manera indirecta por la suma de tres grupos:
(a) los retenidos por las autoridades migratorias mexicanas (50-55%);
(b) los retenidos por las autoridades migratorias estadounidenses en la zona fronteriza con México (25-30%) y;
(c) aquellos que lograron entrar y residir en Estados Unidos después de haber cruzado de manera irregular el territorio mexicano (15-20%).”
Ver INM (2011), op cit. p.2.
 que cruzan la frontera sur del país cada año para llegar a Estados Unidos, tienen necesidades específicas derivadas de su condición como mujeres al igual que por ser migrantes. La posibilidad de aprovechar los aspectos positivos de la migración depende en gran medida de que las medidas de política pública minimicen, por un lado los riesgos y faciliten, por otro, el acceso de las mujeres a los beneficios que ofrece la migración.

México tiene la obligación legal de proteger a las mujeres en la migración en todas estas situaciones, a través de la Constitución y los instrumentos internacionales que ha ratificado. Esta protección debe darse en diferentes ámbitos, ya sea que las mujeres se encuentren en territorio mexicano como migrantes regulares o irregulares.

Independientemente si permanecen en sus comunidades de origen, o si se encuentran en tránsito o en el país de destino, las mujeres enfrentan obstáculos y retos legales muy similares: son sujetas a discriminación por ser mujeres y por ser migrantes, enfrentan problemas para comprobar su identidad, para acceder al sistema de justicia, y a servicios de educación y de salud. Al agregar el estatus migratorio irregular tanto a la condición de género como la de ser migrante, se crea una condición de vulnerabilidad que requiere de programas muy específicos para garantizar el pleno acceso a derechos y servicios que ofrecen los Estados.

La migración debe ser considerada como un proceso fluido en el que las personas, independientemente de las categorías conceptuales, normalmente experimentan retos legales tanto en el país de origen como en el país de destino. El derecho a la identidad, al nombre y a la nacionalidad, así como a la unidad familiar son derechos básicos de toda persona y que a menudo se ven atropellados en el caso de los y las migrantes. En el caso del derecho a la identidad, las mujeres migrantes enfrentan obstáculos en los países de tránsito y de destino al carecer de estatus legal y no contar con documentos de identidad. En el caso de los hijos e hijas de mujeres en estatus irregular, la legislación en México estipula que los jueces del Registro Civil tienen la obligación de registrar a los hijos e hijas de extranjeros(as) aún si no cuentan con un documento que compruebe su legal estancia en el país. Aunque esta normativa es aplicable a nivel nacional, en algunas regiones los jueces del Registro Civil aún notifican a las autoridades de migración al momento en que personas extranjeras indocumentadas se presentan a registrar a sus hijos.

Mexico y las mujeres en la migraciónLa integridad de la familia se ve amenazada a lo largo de todo el proceso migratorio. Durante el traslado, los traficantes 9Traficante (“smuggler”, en inglés) es una entidad conformada por una o más personas con dos intenciones primordiales: procurar la entrada ilegal de migrantes, y obtener un beneficio económico o material por dicha actividad.
Ver: International Council on Human Rights Policy (2010)
Irregular Migration, Migrant Smuggling and Human Rights: Towards Coherence. pp.69-70.
 suelen separar a las madres de sus hijos(as), porque en algunos casos es más fácil cruzar a los niños y niñas por los puntos de internación con documentación falsa, mientras los adultos son dirigidos por rutas con mayores riesgos. De manera similar, la separación familiar se da en los países de destino en tanto las deportaciones de padres y madres sin documentos les apartan de sus hijos e hijas. La integridad familiar es uno de los aspectos clave a los que debe atender una política migratoria que verdaderamente vele por los derechos humanos de las personas migrantes. Las familias de carácter transnacional son cada vez más numerosas y enfrentan grandes dificultades para mantener su cohesión, desde el efecto de los cambios del entorno cultural, las presiones económicas y la separación temporal de sus miembros hasta los cambios en las políticas de los países de destino. Las políticas de control migratorio restrictivo son un obstáculo para la unidad familiar ya que al aumentar el costo de la migración irregular inhiben el retorno temporal de los y las migrantes a sus comunidades de origen. Por otro lado, los procedimientos de detención frecuentemente dejan de lado la unidad de las familias, sobre todo cuando no se cuenta con las instalaciones adecuadas. De manera similar, las políticas de deportación fallan en proteger el derecho a la unidad familiar en los casos en que extranjeros y extranjeras son deportados por carecer de documentos que acrediten su legal estancia. En los casos en que los padres o madres de hijos(as) nacidos en México no cuenten con un documento migratorio vigente, el marco legal debe crear las facilidades para la regularización de su estancia, tal como lo establece la Ley de Migración en su artículo 133 10México permite la regularización de madres y padres extranjeros de hijos nacidos en México, teniendo en cuenta el  derecho a la preservación de la unidad familiar.
(Artículos 10 y 133, entre otros, de la Ley de Migración).
.

La Ley de Migración, publicada el 25 de mayo de 2011 en el Diario Oficial de la Federación cuenta con varios artículos en los que se menciona la situación específica de las mujeres, como por ejemplo la obligación de la Secretaría de Gobernación de implementar acciones para dar “atención adecuada a los migrantes que por diferentes factores enfrentan situaciones de vulnerabilidad, como son las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados, las mujeres…” (Artículo 73). También establece la necesidad de coordinación institucional entre el Instituto Nacional de las Mujeres y el Instituto Nacional de Migración para “atender la problemática de las mujeres migrantes,… avanzar en el cumplimiento de los tratados y convenios internacionales…, promover acciones dirigidas a mejorar la condición social de la población femenina migrante”, entre otras. (Artículo 30). Aún si reconoce algunas necesidades de las mujeres en la migración, la Ley carece de un enfoque de género integral.
 
Desde la perspectiva de IMUMI, es necesario resaltar la visibilidad de las mujeres en la migración en el contexto mexicano a fin de propiciar los cambios necesarios en políticas públicas que resuelvan adecuadamente sus necesidades. Una manera de hacerlo es promover cambios en el marco legal sobre migración. En diciembre 2010, IMUMI participó en la elaboración de una propuesta de modificaciones a la iniciativa de Ley de Migración que fue presentada a las autoridades por el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria, una coalición de organizaciones de la sociedad civil comprometidas con políticas migratorias con enfoque de derechos humanos. Actualmente, IMUMI colabora con otras organizaciones para incidir en la preparación del Reglamento de la Ley de Migración, el cual está por publicarse a finales de 2011.

Díaz, G. & Kuhner, G. (2007). Centro de Estudios y Programas Interamericanos. Documento de Trabajo No.12. ITAM. México.Trabajo de investigación que abarca las diferentes tipologías de mujeres migrantes en México, incluyendo las extranjeras residentes en México, las mujeres en tránsito y aquéllas en detención. Con base en estadísticas oficiales y encuestas realizadas por organizaciones de la sociedad civil, muestra el perfil de las mujeres migrantes en detención y presenta recomendaciones de política pública para resolver problemas que comúnmente aquejan a las migrantes en detención, incluyendo a trabajadoras sin documento de estancia y/o de trabajo, trabajadoras sin autorización para trabajar, solicitantes de asilo y víctimas de violencia doméstica.